Irrigador dental, tu gran aliado para la higiene y salud bucodental

Una correcta higiene dental diaria es esencial para mantener la salud bucal en buen estado. El irrigador dental es el complemento perfecto del cepillado. Este elemento de higiene interproximal ayuda a eliminar los restos de comida y la placa bacteriana en los lugares más inaccesibles.

¿Qué es un irrigador dental?

Un  irrigador dental o irrigador bucal es un aparato que permite alcanzar una limpieza más profunda de la cavidad bucal. Este dispositivo elimina los restos de comida y la placa bacteriana que queda en los espacios interdentales, bajo la línea de las encías y otros espacios poco accesibles.

Se trata del elemento de higiene interproximal más completo y debe de utilizarse como complemento del cepillado dental, no lo sustituye.

Los irrigadores dentales consiguen una higiene más profunda y completa, llegando a zonas a las que ni el cepillo, el hilo dental o los cepillos interproximales pueden llegar. Por eso son especialmente útiles en la limpieza de ortodoncias, implantes, puentes y coronas dentales.

El mecanismo de un irrigador dental consiste en expulsar un chorro de agua a presión dirigido directamente sobre los dientes y las encías con el objetivo de llegar a todos los espacios. Se utiliza después del cepillado para eliminar la placa bacteriana depositada en las zonas de difícil acceso, como la zona interdental y el borde de las encías. Esto proporciona una higiene bucodental más completa. 

Al expulsar agua a presión consigue mejores resultados que otros elementos de higiene interproximal y además es muy fácil de usar. También se puede utilizar un colutorio en lugar de agua, o mezclar ambas sustancias.

¿Por qué es tan importante la higiene interproximal?

El cepillo de dientes es fundamental para eliminar la placa, sin embargo sólo llega al 60% de la superficie dental. 

El área interproximal supone el 40% de la superficie dental restante. Se trata de una zona que por su difícil acceso favorece la acumulación de placa bacteriana, causante de patologías como la gingivitis o la periodontitis, y otros trastornos como la caries o la halitosis

De aquí la importancia de ocuparse de la higiene interproximal de forma adecuada. Y de todos los elementos que existen para limpiar esta zona el irrigador dental es el más eficaz

La irrigación dental permite eliminar tanto los restos de comida como el biofilm bucal adherido entre los dientes y acceder a las zonas subgingivales más profundas, mejorando la salud de las encías.

Por tanto, completar tu higiene bucal diaria con el uso de un irrigador dental conlleva una serie de beneficios para tu salud.

qué es un irrigador dental

Beneficios de utilizar un irrigador dental en la higiene bucodental diaria

La irrigación dental es beneficiosa para todos, especialmente para las personas con necesidades especiales de higiene bucodental, como es el caso de quienes padecen enfermedades periodontales o de las encías

También es muy aconsejable su uso en los pacientes con ortodoncia o implantes dentales, ya que consigue eliminar los restos de comida y las bacterias en las zonas más inaccesibles, evitando la acumulación de biofilm o placa bacteriana. 

Para lograr una higiene óptima, los irrigadores dentales cuentan con una serie de boquillas especiales que se van intercambiando en función de las necesidades personales o del área a limpiar. 

Por eso, con la incorporación del uso de un irrigador dental en tus hábitos de higiene diaria completas la limpieza y cuidas tu salud bucodental, evitando la aparición de diversas enfermedades. 

En definitiva, son muchos los beneficios de la irrigación dental o bucal:

  • Elimina la placa dental de zonas de difícil acceso con otros elementos de limpieza.
  • Mejora la salud de las encías evitando la acumulación de placa bacteriana.
  • Mejora el acceso a las bolsas periodontales.
  • Facilita la limpieza de coronas, implantes y aparatos de ortodoncia.
  • Proporciona una higiene bucodental más completa, lo que previene la aparición de patologías periodontales así como la caries o la halitosis.
  • Se puede potenciar el efecto de la irrigación sustituyendo el agua por un colutorio adecuado según las necesidades. Como puede ser en los casos de ortodoncia, enfermedad de las encías o enfermedades sistémicas.
  • Junto al cepillado diario y las limpiezas dentales periódicas en clínica, es el complemento perfecto para mantener en buen estado la salud bucodental.

Cuidamos tu higiene y salud bucodental

En Oris te ayudamos a mantener tu higiene y salud bucodental en perfecto estado para prevenir la aparición de enfermedades de las encías y otras patologías.

Pide tu primera cita gratuita en Oris, tu Clínica Dental en Zafra.

0 comentarios

Cita